Zapatos flexibles que no se pierden

El período de desarrollo durante la infancia puede ser crucial

Para asegurar que los pies de tu bebé crezcan adecuadamente es muy importante que lleven zapatos adecuados. El cuidado de los pies de tus hijos beneficiará su salud, movilidad y bienestar a lo largo de toda su vida.

Los bebés nacen con los huesos de los pies sin formar, y estos huesos pueden tardar hasta 18 años en desarrollarse y endurecerse completamente, por lo que los pies de los niños son frágiles y vulnerables a la presión de zapatos inadecuados, sobre todo en los primeros años de crecimiento.

Para los bebés que empiezan a andar lo mejor es ir descalzo cuando sea posible, pero al caminar sobre superficies ásperas o peligrosas o fuera del hogar el bebé necesita proteger sus pies. Lo más adecuado entonces es un zapato ligero y flexible que permita que los pequeños pies y dedos de los pies puedan ejercitarse y fortalecerse sin restricciones.

Los zapatos Bililula están fabricados con auténtica piel, por lo que son ultra suaves, transpirables, ligeros y flexibles, se pueden doblar en todas direcciones y permiten que los pequeños pies y dedos de los pies puedan moverse libremente y de forma natural.

Además, llevan una suela resistente de una piel especial que evita el deslizamiento y permite que los deditos se agarren al suelo y desarrollen la musculatura.

El diseño elástico del tobillo garantiza un ajuste perfecto, cómodo y seguro. Los zapatos Bililula son muy cómodos para el bebé y para los papás. Para los bebés son cómodos porque no hay hebillas ni correas rígidas que les molesten o presionen y para los papás son fáciles de poner gracias al elástico.

A diferencia de los zapatos rígidos, los zapatos Bililula no se pierden porque el elástico impide que el bebé se pueda quitar los zapatos empujando con sus pies.

Guardar

Guardar

Guardar