Bililula

Mario y Alex. El abuelo enseñando al nieto.

Sonia Rodríguez Ruiz fundó Bililula a finales de 2011 con la ayuda y asesoramiento de sus padres. Con la intención de crear empleo en España durante la crisis que llevó a un desempleo juvenil del 25%, la línea inicial de productos se compone de zapatos de bebé con suela suave que se venden en Internet y en los mercados locales y ferias de fin de semana.

Sonia creció en un pueblo situado en un área de fabricación artesanal de calzado en el sur-este de España. Con un padre zapatero desde los 9 años, Sonia ha estado en contacto con el mundo del calzado toda su vida.

Mario, el padre de Sonia, estimando el precio de la piel.

Con la llegada de la crisis financiera, muchos de sus amigos y familiares se quedaron sin trabajo, ya que la demanda mundial comenzó a bajar. Con un niño pequeño en casa y un marido canadiense, la familia de fuera de España había enviado distintos tipos de zapatos de bebé con suela suave. Al darse cuenta de que había demanda para este tipo de producto y que podía ser fabricado y distribuido a nivel local, vio la oportunidad de crear puestos de trabajo con medios y bienes locales. La venta a nivel local también significa que la huella ecológica se mantiene a un mínimo.

Visión de la Compañía

La empresa tiene por objeto fabricar productos sencillos y de alta calidad hechos a mano utilizando la mano de obra local española. Todo el material utilizado para la fabricación es de origen local, gestionado directamente por nuestra fundadora. Nuestros productos están disponibles a nivel internacional.

Sonia y Alex.

El futuro

Si la demanda internacional lo requiere, nuestro plan de crecimiento de empresa sería establecer la producción local estratégica para reducir al mínimo la huella ecológica de la producción y fortalecer las economías locales.